Autor/es: Chester Himes / Axel Alonso Valle (Traductor)
Editorial: Akal
Edición: 2010
Encuadernación: rústica
Páginas: 224
Idioma: español
ISBN: 9788446029168

Los grandes y marrones ojos de vaca de Alberta Wright miraban con adoración el rostro negro de Sweet Prophet. Parecía que el predicador sólo se estaba dirigiendo a ella, aunque era una más entre los seiscientos conversos de túnica blanca arrodillados en el ardiente asfalto bajo el sol del mediodía. Alberta se sentía en éxtasis, y éste resultaba contagioso. Había depositado su confianza en el Señor; Él le había correspondido con un sueño millonario, y lo contó a la multitud. Acercó su agua para que fuera bendecida por Sweet Prophet y al poco rato se encontraba tendida en el suelo, convulsionándose sobre la calzada mojada. Para Coffin Ed y Grave Digger se abría un nuevo caso: debían encontrar el móvil del crimen y al asesino... ¿de Alberta?

El gran sueño de oro - Chester Himes - Libro

$10.200
El gran sueño de oro - Chester Himes - Libro $10.200
Entregas para el CP:

Medios de envío

  • Casa Mundus Moreno 1157 timbre "B", Monserrat, CABA - Argentina. - Lunes, martes y viernes de 10hs a 13hs. y miércoles y jueves de 11hs a 16hs

    Gratis
Compra protegida
Tus datos cuidados durante toda la compra.
Cambios y devoluciones
Si no te gusta, podés cambiarlo por otro o devolverlo.

Autor/es: Chester Himes / Axel Alonso Valle (Traductor)
Editorial: Akal
Edición: 2010
Encuadernación: rústica
Páginas: 224
Idioma: español
ISBN: 9788446029168

Los grandes y marrones ojos de vaca de Alberta Wright miraban con adoración el rostro negro de Sweet Prophet. Parecía que el predicador sólo se estaba dirigiendo a ella, aunque era una más entre los seiscientos conversos de túnica blanca arrodillados en el ardiente asfalto bajo el sol del mediodía. Alberta se sentía en éxtasis, y éste resultaba contagioso. Había depositado su confianza en el Señor; Él le había correspondido con un sueño millonario, y lo contó a la multitud. Acercó su agua para que fuera bendecida por Sweet Prophet y al poco rato se encontraba tendida en el suelo, convulsionándose sobre la calzada mojada. Para Coffin Ed y Grave Digger se abría un nuevo caso: debían encontrar el móvil del crimen y al asesino... ¿de Alberta?